jueves, 31 de diciembre de 2020

Las REVUELTAS del Arte dirigidas por un Revueltas


Silvestre Revueltas (1899-1940)
Pieza para orquesta (1929)

Colorines (1932)
Poema sinfónico

Ocho x Radio (1933)
para Ensamble de cámara

"El Renacuajo paseador" (1933)
Ballet-pantomima
(revisión 1936)

"Música para Charlar" (1938)
Escenas de un Film
-versión íntegra del compositor-

"Canto de Guerra para las Fuerzas leales" (1938)
Fanfarria para Metales, Percusión y Piano

Itinerarios (1938/39)
para Orquesta

"Sensemayá" (1937)
Canto para matar a una Culebra
(primera versión para Ensamble de cámara)

Director: Román Revueltas Retes
Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

Este siguiente repertorio compendiado y constituido en el álbum presente, nos expone elocuentemente
el Perfil creativo (Temperamento, Carácter y Personalidad) de Silvestre Revueltas manifestado en sus obras musicales, varias de ellas muy diferentes en propósitos y en formatos; una selección ligera pero de maciza corporeidad que refleja fielmente los Ideales adheridos, perseguidos y frustrados (El Desengaño, fruto del realismo amargo y extirpado de Utopías) que el compositor mantuvo en distintas etapas de su vida artística... y política. Nos ceñiremos a tan solo algunos comentarios puntuales.

La Pieza para orquesta (título quizás apócrifo o de atribución tentativa) pese a su ingenuo y orgánico nombre es ya una composición seria en planeación y aguda en resultados, su plantilla orquestal es modesta y compacta en duración; ésta breve obra "a la Satie" -en no más de 3 minutos- logra exponer una concisa cantidad de ostinatos rítmicos, figuración melódica ágil y disonancias que refuerzan el humor socarrón muy propio del compositor <<tal composición -nunca estrenada en vida de Revueltas- no debe confundirse con la Pieza para doce instrumentos; ambas compuestas en 1929>> Prosiguiendo con el poema sinfónico Colorines, aquí vale la pena hacer valer las acérrimas posturas ideológicas de Revueltas, puesto que para él el mentiroso e institucionalizado Nacionalismo recalcitrante era objeto de burla (para mi también lo es, francamente), ésta obra pretende evidenciar las farsas y el papanatismo que la Política Cultural Posrevolucionaria exhorta (y que la llamada 4T, a falta de ideas propias, sigue repitiendo...); para ejemplificar mejor las intenciones del autor, citaré un comentario de un especialista autorizado cuya pertinente opinión es digna de saberse:

En ninguna obra, tanto como en Colorines, se manifiesta la reticencia del compositor a sumarse al Nacionalismo de etiqueta política que propaga la Industria nacional mediante evocaciones épicas [del Indigenismo] sobre el México prehispánico, a través de cajetillas, cervezas "Indias" e imágenes insertas en calendarios [de iconografía mexica pero ateniéndose al sistema Gregoriano occidental]; al de los músicos de la academia que se aferran a una "tradición" (ampliamente ya explotada) que fincaban en temas populares de preferencia "añejos" y anónimos (presunta medida de "autenticidad endémica" que luego "enaltecen" mediante formas, armonías y orquestaciones [instrumentos] de confección europea). Y ciertamente al Nacionalismo de los funcionarios burócratas al servicio del estado nacional [intervenido éste por el Globalismo internacional] quienes son "salteadores de puestos públicos [...] tanto sabandijas como zánganos intelectualoides..." como rezaba un cartel de la LEAR, a la cual Revueltas se sentía espiritual e ideológicamente ligado... Nuestro compositor parece incluso rebelarse contra aquel Nacionalismo basado en los "nuevos héroes" reivindicados por la Revolución Mexicana: las etnias del pasado precolombino y del presente moderno.
Roberto Kolb Neuhaus

Consideramos muy ad hoc aquellas líneas que describen, grosso modo, la obra compositiva Revueltiana (aspectos y procedimientos no solo aplicables en Colorines, sino en muchas piezas del mismo Autor); por nuestra parte aportamos lo siguiente: Colorines es una obra genuinamente modernista con suma estridencia, dislocaciones rítmicas, yuxtaposiciones armónicas entre ligeros pasajes diatónicos líricos y densidades de masa sonora; el empleo de tonadas de inspiración popular que, en vez de homenajear a los mitos [timos] Nacionalistas, parecen burlarse audazmente de esa politiquera tradición patriotera y banal.

Seguimos con una de las mejores obras camerísticas de Revueltas, se trata de Ocho x Radio, obra harto jocosa y expresión asaz honesta sobre la Mexicanidad como lo entendía -autárquicamente- nuestro estimado músico, y para tener una mejor idea de la misma, glosamos una nota aparecida en el programa de mano del estreno:

[8 x Radio]: Ecuación algebraica sin solución posible, a menos de poseer profundos conocimientos en matemáticas. El autor ha intentado resolver el problema por medio de instrumentos musicales, con éxitos medianos, del que la crítica conocedora en achaques de números podrá juzgar con su habitual ecuanimidad.

Fue interpretada por primera vez -con público- el 13 de octubre de 1933 por integrantes de la Orquesta del CNM bajo la conducción del compositor, sin embargo, se especula que la auténtica premiere fue, en agosto del mismo año, a través de una transmisión radiofónica por la Orquesta de Cámara de Guillermo Orta (a quienes ésta dedicada la pieza) conducida por Eduardo Hernández Moncada.

<< El Renacuajo paseador por la compañía dancística La Paloma Azul; 1940 >>
Ahora bien, continuamos hacia un par de composiciones escénicas; El Renacuajo paseador es una de las pìezas humorísticas de corte infantil más exitosas y amenas dentro del catálogo musical de Revueltas, la inspiración que dio origen a la partitura revueltiana fue un cuento homónimo del escritor colombiano Rafael de Pombo (quien a su vez se inspiró en un nursery rhyme inglés para su escrito en español) y proyectándola -en su primera versión de 1933- que fuese una pantomima para títeres pero que no pudo realizarse por razones no esclarecidas (caso muy semejante al de otra genial partitura, Troka); 3 años después el compositor ampliaría modestamente la duración y la dotación instrumental de la misma con la esperanza de que en un futuro próximo se montara con marionetas, pero para mala suerte del compositor no pudo ser así en aquel año de 1936. Sin embargo, en el viaje -junto a otros colegas de la LEAR- que Revueltas hizo hacia España en 1937 <<por esas brigadas "internacionalistas" que muy cínica y descaradamente promovió la URSS... pero bueno, esto el compositor no lo sabía... o quizás sí X_x>> se tiene documentado que El Renacuajo paseador tuvo su
primer estreno público -sólo la música- en la sede de la Sociedad Española de Amigos de México [en Madrid] el 17 de septiembre del mismo, dirigiendo Revueltas a una orquesta de cámara integrada por profesores de la Unión General de Trabajadores de España <<en aquella misma ocasión también se interpretaron el Homenaje a Federico García Lorca, Colorines, y el canto político México en España>> Los conciertos en Madrid que protagonizó Revueltas inspiraron las Letras de un afamado poeta de las cuales extraemos lo siguiente:

Con solo el Homenaje y el Renacuajo me hubiera dado cuenta de lo que es este hombre, de su inmensa capacidad y talento, de lo mexicano y universal que es su Música [...] Una de las condiciones primordiales de Revueltas es su gracia, la burla sana y fuerte que corre de pronto a través de los sonidos. Es ese colaborador ideal que tantas veces ha soñado uno para las farsas teatrales, para la sátira cruel y la patada en el trasero [...] Oyendo a Silvestre Revueltas, saltándoseme los pies y las manos, me he sentido de súbito sobre una escena, la del alfilerazo y la puya, persiguiendo a escobazos a nuestros enemigos, despertando a la vez en la gente la cólera y la risa revolucionarias.
<< Rafael Alberti "Amigos, un saludo en Madrid, a Silvestre Revueltas; aparecido en el periódico La Voz, septiembre 24 de 1937 >>

Y no sería hasta el fatídico 5 de octubre de 1940 cuando por fin El Renacuajo paseador brillaría ya con puesta en escena -pero no con títeres- en el Palacio de Bellas Artes con la coreografía de Ana Sokolov (junto a sus sokolovas de La Paloma Azul), decoración y vestuario de Carlos Merida... pero en ausencia del compositor, ya que éste habría de fallecer aquel nefasto día, tan trágico para la historia de la música mexicana pero irrelevante para las meméses de los Paparazzi.


En cuanto a las geniales secuencias sonoras que constituyen Música para Charlar (un término bastante irónico y anticlimático), es necesario apuntar que esta composición incidental pertenecía a la banda sonora de la película-documental Ferrocarriles de Baja California, cuya producción data de 1938 pero actualmente poco se sabe con certeza, puesto que el único rollo fílmico pereció en el triste incendio de la Cineteca Nacional en 1982 (¡¡!!) con excepción de una escueta fotografía recuperada:


Como es hartamente bien sabido, Música para Charlar es generalmente conocida por la Suite (en 2 movimientos) que extrajo del material original revueltiano el director austriaco-argentino Erich Kleiber en 1944 (tras su primera venida a México [1943] por intermediación de la agencia artística Conciertos-Daniel) además de añadir el superfluo cambio de nombre por Paisajes (muy seguramente, porque Kleiber y su temperamento germánico, no le fue posible entender el sarcasmo del título); vale señalar que la selección hecha por Kleiber prescindió de varios trozos que contenían de los mejores compases escritos por la pluma del compositor (no solo en esta obra, sino en grado superlativo, de toda la producción compositiva de Revueltas). Años después, en 1960, José Yves Limantour haría su propia Suite (todavía más corta que la de Kleiber) pero "recuperando" el socarrón título original; a continuación presentamos una tabla comparativa que ejemplifica los cambios hechos por ambos directores junto al material primario:

<< E. Contreras Soto: Silvestre Revueltas en escena y en pantalla; CONACULTA-INAH 2012, pags. 402-403 >>

La versión original e íntegra de Música para Charlar tuvo su estreno el 15 de diciembre de 1938 en el Palacio de Bellas Artes por una orquesta armada para dicha ocasión dirigida por Revueltas (en aquel mismo concierto también se estrenó la segunda versión -revisada y aumentada- del poema sinfónico Sensemayá); presentamos ahora la nota anexa en el programa de mano del estreno:


Por todo lo dicho, damos por bienaventurada esta presente reseña nuestra, ya que las otras obras han sido debidamente expuestas en sendas publicaciones anteriores... Sólo nos falta por mencionar que con esta entrada concluimos la bitácora de este sencillo Blog en el anómalo ciclo astronómico que ha sido el año 2020; esperando que tod@s las personas visitantes hayan podido expenderse a vuestro placer del material filantrópicamente puesto en la nube, Os deseo, a Tod@s, un mejor 2021 lleno de vuestras buenas voluntades e intenciones. Salud!!


301 MB
EAC:FLAC+Cue+Log & Covers


Grandioso aporte gustosamente facilitado por el colega zangonautla Beto Xolo, muchas gracias!! ^^

3 comentarios:

  1. Saludos a Beto. He intentado encontrar este disco, pero es prácticamente imposible de conseguir en tiendas. Parece ser que fue editado por el Departamento de Cultura de Aguascalientes (o algo así). Quisiera saber si alguien tiene idea de cómo conseguirlo. Estoy agradecísimo a Beto por su esfuerzo y realmente he disfrutado con su audición, pero me gustaría escucharlo con una calidad mayor, sin menospreciar (¡ni mucho menos!) el muy buen sonido de la aportación de Beto. Si alguien lo "ripeara" a 320 o a formatos sin compresión (flac, ape...) estaría fenómeno. Espero que nadie malinterprete mi petición como la de un desagradecido o un exigente. Repito: estoy muy agradecido por el aporte y, si no puede ser, seguiré encantado con escuchar lo que se me brinda tan desinteresada y generosamente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. De nuevo estaría muy interesado en una calidad mayor de este disco, a poder ser en formato FLAC. No hay forma humana de encontrar este CD físico en ninguna parte.

    ResponderEliminar